La media de edad de la menopausia está entre los 45 y 55 años. Es una etapa (que no una enfermedad) que marca la transición entre la etapa reproductiva y la no reproductiva, y viene determinada por el cese de la actividad ovárica y por tanto de la menstruación. Se diagnostica la menopausia cuando ya se llega al año de ausencia de regla, pues la perimenopausia puede durar varios años pudiendo dar irregularidades menstruales durante ese tiempo hasta llegar al cese definitivo de la menstruación. Si bien esta es una definición puramente biomédica, no podemos obviar que se trata de una transición compleja en la vida en la que aparte de los factores biológicos también interactúan factores psicológicos, sociales y culturales; hay culturas donde se considera una etapa más de la vida, algunas incluso la relacionan con una ganancia de estatus para la mujer y en el otro extremo están quienes consideran la menopausia como una enfermedad.

Síndrome Climatérico

Bien es cierto que la perimenopausia y menopausia se pueden acompañar de lo que llamamos síndrome climatérico que son esos síntomas desagradables como: sofocos, insomnio, irritabilidad, sequedad vaginal… y más a largo plazo se produciría la atrofia genitourinaria, osteoporosis y enfermedad cardiovascular. Por eso es muy importante mantener unos hábitos saludables evitando hábitos tóxicos (tabaco, alcohol…), una alimentación equilibrada, hacer ejercicio físico, tomar el sol (seleccionando las horas más adecuadas y evitando los excesos de radiación solar) y evitar el estrés para envejecer de forma saludable.

Cómo combatir los síntomas

Las plantas medicinales pueden ser grandes aliadas de gran utilidad para aliviar los síntomas desagradables de las primeras etapas del climaterio como los sofocos, irritabilidad, insomnio, cambios de humor… que junto con unos buenos hábitos se mejorará sustancialmente la calidad de vida en estas etapas.

Las isoflavonas de soja por su similitud con los estrógenos ayudan a combatir los sofocos causados por la bajada de estrógenos.

El aceite de Onagra tiene efectos antiinflamatorios y su eficacia en la reducción de los sofocos asociados con la menopausia ha sido confirmada por varios estudios.

La Salvia (Salvia officinalis) tiene un mecanismo de acción de unión a los receptores GABA en el cerebro de ahí su efecto relajante y, además, participa en el tratamiento de sofocos debido a sus efectos estrogénicos.

La Melisa (Melissa officinalis) ayuda a aliviar los problemas del sueño.

Las semillas de uva (Vitis vinifera) tienen un potente efecto antioxidante, también efecto antitumoral y antiinflamatorio, el extracto de romero (Rosmarinus officinalis) posee efecto antioxidante protegiendo de la acción de los radicales libres.

La Cimífuga (Cimifuga racemosa) es una gran aliada para el climaterio, se ha documentado en varios ensayos clínicos su eficacia en el alivio de los síntomas de la menopausia mejorando considerablemente la calidad de vida en las mujeres con sofocos, irritabilidad, insomnio…,  debido a su acción a nivel del sistema nervioso central a través de las vías dopaminérgicas y del sistema de receptores de opiáceos.

Esta información es una colaboración para DONNAplus EMBARAZO

Puedes leerla también en su blog